Últimos Artículos de Actualidad

Sigue la actualidad del sector agroalimentario y de las actividades y eventos relacionados con el colegio

España e Italia homologan certificaciones de ingenieros mediante un acuerdo firmado por el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Agrónomos, Baldomero Segura

firma_roma

Los ingenieros españoles podrán ser reconocidos en Italia como ingenieros profesionales y viceversa. Lo permite el acuerdo que han firmado esta semana en Roma la Asociación de Ingenieros Profesionales de España (AIPE), la Agencia para la Calificación de Ingenieros Profesionales (AQPE por sus siglas en inglés) y la Agencia Nacional para la Certificación Voluntaria de las Competencias de los Ingenieros (ANCVCI), radicada en Italia. Este convenio de reconocimiento mutuo facilitará la internacionalización de los ingenieros certificados por AIPE/AQPE de ambos países mediante la equiparación de las certificaciones Professional Engineer y CERT´ing, lo que contribuirá a reducir las barreras profesionales.

 

Ambas certificaciones por competencias promueven una cultura de profesionales con habilidades, formación continuada y experiencia, garantizando un servicio de calidad que genera seguridad y garantía a las empresas y la sociedad.

En este acuerdo han estampado su firma Gaetano Nastasi, presidente de ANCVCI, Josep Canós, vicepresidente de AQPE y Baldomero Segura, vicepresidente de AIPE. Segura, ha explicado que este convenio y otros que ya están en vigor "permiten que el trabajo de nuestros ingenieros sea más fácil en las diferentes partes de la UE". El pasado año ya se firmaron diversos convenios con KIVI (Holanda), SNIPF (Francia) e IMeche (Reino Unido).

La diversidad de la ingeniería hace inviable firmar acuerdos que rijan en todos los países de la UE. "Las únicas profesiones reconocidas y homologadas en el ámbito europeo son abogado, médico y arquitecto", lamenta Segura, quien explica las causas por las que la ingeniería no puede obtener ese reconocimiento global: "Se ha intentado pero no se ha conseguido por las muchas ramas que tiene la ingeniería. Es difícil porque cada país tiene sus propios estudios y no se ha conseguido establecer unos mínimos de formación sobre los que certificar a los ingenieros de diferentes países".